Hookup Aplicaciones

MÁS DE 1 MILLÓN COPIAS PUBLICADAS U NA HISTORIA REAL

0 Comments

Un día, mientras ella estaba fuera, Nicky se había chutado heroína.

Yo quiero conocer - 932234

Document details

Después sobrevino la tormenta del 2 de abril, que terminó de nublar su conciencia. Douglas cerró los ojos. Con una convulsión del cuerpo rodó sobre sí mismo, de modo que la cara quedó vuelta hacia nosotros. Y allí estaba yo con mi bici. Sé ver la diferencia. Parecía que por el local hubiera pasado un tornado escupiendo carne; todo estaba sanguinolento, con trozos de carne por todas partes, y yo pensé que aquello era un campo de batalla. Olvidó que ya lo había hecho y se metió otro chute. El trabajo de Newitt consiste en seguir las huellas del polo norte magnético.

Traté de levantar la mano y disipar la visión, pero estaba tan asombrado que el brazo no respondió por entero a mi voluntad. Buscaba a tientas el camino con la cara vendada ajustadamente, y nunca vi sus ojos de nuevo. Y él respondió: «No, sólo espero que seas un amigo», y entonces puso una cara especial para que supiera que hablaba en serio, pero sin mariconadas tampoco nada, y entonces fue él quien me contó su vida y la de su familia y todo eso. El anciano vive a solas en una casa muy antigua de la Calle Walter, próxima al mar, y se le conoce por ser un hombre extraordinariamente rico a la tiempo que por tener una salud extremadamente delicada… lo cual constituye un atractivo señuelo para hombres de la ministerio de los señores Ricci, Czanek y Silva, pues su profesión era carencia menos digno que el latrocinio de lo ajeno. Nunca salí de Saigón. Tanto la figura como el mobiliario pertenecían a algo increíblemente lejano, totalmente distinto de la humanidad que conocemos: algo sugería, de un modo dantesco, antiguos y profanos ciclos en los que nuestro mundo y nuestras concepciones no habían participado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*