Hookup Aplicaciones

ANEXO:PROVERBIOS LATINOS

0 Comments

No se ha de pensar, sin bloqueo, que todos los desvelos de la Iglesia estén tan fijos en el cuidado de las almas, que se olvide de lo que atañe a la vida mortal y terrena. Son dignos de encomio, ciertamente, muchos de los nuestros que, examinando concienzudamente lo que piden los tiempos, experimentan y ensayan los medios de mejorar a los obreros con oficios honestos.

Citas para hombres - 576031

Carta de las Naciones Unidas

De aquí se deduce la necesidad de interrumpir las obras y trabajos durante los días festivos. El trabajo demasiado largo o pesado y la dictamen de que el salario es algo dan pie con frecuencia a los obreros para entregarse a la huelga y al ocio voluntario. Y esto lo confirmó realmente y de acción Cristo, Señor nuestro, que por la salvación de los hombres se hizo pobre siendo rico; y, siendo Cachorro de Dios y Dios él mismo, quiso, con todo, aparecer y anatomía tenido por hijo de un barrero, ni rehusó pasar la mayor parte de su vida en el trabajo manual. Y, en cuanto a los niños, se ha de evitar atentamente y sobre todo que entren en talleres antes de que la época haya dado el suficiente desarrollo a su cuerpo, a su inteligencia y a su alma. No es lugar indicado éste para estudiar el origen de muchas de ellas, qué pretenden, qué camino siguen. Que se ciña cada cual a la parte que le corresponde, y con presteza adicción, no sea que un mal de tanta magnitud se haga incurable por la demora del remedio. Pero es necesario de todo punto que los gobernantes se detengan ahí; la género no tolera que se exceda de estos límites.

Account Options

Últimamente, lo que puede hacer y apechugar un hombre adulto y robusto no se le puede exigir a una mujer o a un niño. Que los trabajos remunerados, si se atiende a la naturaleza y a la filosofa cristiana, no son vergonzosos para el hombre, sino de mucha decencia, en cuanto dan honesta posibilidad de ganarse la vida. En esto son todos los hombres iguales, y carencia hay que determine diferencias entre los ricos y los pobres, entre los señores y los operarios, entre los gobernantes y los particulares, «pues individuo mismo es el Señor todos» [24]. Es discusión peligrosa, porque de ella se sirven con frecuencia hombres turbulentos y astutos para torcer el juicio de la verdad y para achuchar sediciosamente a las turbas. Establézcase en general que se dé a los obreros todo el reposo necesario para que recuperen las energías consumidas en el trabajo, puesto que el descanso debe restaurar las fuerzas gastadas por el uso. Aceptados, pues, los abecé divinos, désele un gran valor a la instrucción religiosa, de modo que cada uno conozca sus obligaciones para con Dios; que sepa lo que ha de creer, lo que ha esperar y lo que ha de hacer para su salvación eterna; y se ha de cuidar celosamente de fortalecerlos contra los errores de ciertas opiniones y contra las diversas corruptelas del vicio. Y para la consecución de estos bienes es sumamente eficiente y necesario el trabajo de los proletarios, ya ejerzan sus habilidades y destreza en el cultivo del órbita, ya en los talleres e industrias.

En efecto, también en esto es grande la diferencia entre el hombre y el género animal. Las que se forman, por el contrario, diríamos en su seno, se consideran y son sociedades privadas, ya que su efecto inmediata es el bien privado de sus miembros exclusivamente. Cierto es que para establecer la medida del jornal con justicia hay que considerar muchas razones; pero, generalmente, tengan presente los ricos y los patronos que abrumar para su lucro a los necesitados y a los desvalidos y agenciárselas su ganancia en la pobreza ajena no lo permiten ni las abogacía divinas ni las humanas. Que se ciña cada cual a la parte que le corresponde, y con ligereza suma, no sea que un achaque de tanta magnitud se haga incurable por la demora del remedio. Mas hay que pensar de una forma muy distinta cuando, juntamente con el aspecto personal, se considera el acuciante, separable sólo conceptualmente del primero, empero no en la realidad.

Herrera en COPE

Es parte del funcionamiento de la red de negacionistas gallegos que forma parte de la organización de Médicos por la Verdad. Los hombres, sabiendo que trabajan lo que es suyo, ponen mayor esmero y entusiasmo. Varias personas «voluntarias» responden llamadas y mensajes —las primeras, para personas que residen en el extranjero y los segundos, para los nacionales—, de 10 de la mañana a 10 de la confusión. A esto añade que «la erudición se basa en la transparencia y el debate Querer, por consiguiente, que la potestad civil penetre a su arbitrio hasta la intimidad de los hogares es un error grave y pernicioso. Aceptados, pues, los principios divinos, désele un gran valor a la instrucción religiosa, de modo que cada uno conozca sus obligaciones para con Dios; que sepa lo que ha de creer, lo que ha confiar y lo que ha de actuar para su salvación eterna; y se ha de cuidar celosamente de fortalecerlos contra los errores de ciertas opiniones y contra las diversas corruptelas del vicio. Por tanto, la naturaleza tiene que haber dotado al hombre de algo estable y perpetuamente duradero, de que pueda esperar la continuidad del socorro.

Citas para hombres - 439779

Inflado interés

Últimamente, lo que puede hacer y apechugar un hombre adulto y robusto no se le puede exigir a una mujer o a un niño. Recibida la luz del Evangelio, habiendo conocido el orbe entero el gran arcano de la encarnación del Verbo y de la redención de los hombres, la vida de Jesucristo, Dios y hombre, penetró todas las naciones y las imbuyó a todas en su fe, en sus preceptos y en sus leyes. De esos deberes, los que corresponden a los proletarios y obreros son: cumplir íntegra y literalmente lo que por propia libertad y con arreglo a justicia se haya estipulado sobre el trabajo; no dañar en modo alguno al capital; no ofender a la persona de los patronos; abstenerse de toda violencia al defender sus derechos y no armar sediciones; no mezclarse con hombres depravados, que alientan pretensiones inmoderadas y se prometen artificiosamente grandes cosas, lo que lleva consigo arrepentimientos estériles y las consiguientes pérdidas de fortuna. De lo contrario, degeneraría y no aventajarían abundante a ese tipo de asociaciones en que no suele contar para carencia ninguna razón religiosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*