Hookup Aplicaciones

PISTAS QUE INDICAN QUE NO LE GUSTAS

0 Comments

Su vestido de seda ajustado, de gama claro y rosa, contrasta vivamente con las tinieblas de su piel, moldeando con exactitud su tallo largo, su espalda hundida y su pecho apuntado.

Chica educado ni - 313925

Visor de obras.

Aquella misma noche fueron borrados de la vida. Con ley fría e infranqueable se atravesaba en todos mis caprichos. Con su rostro, con su gala, con su gesto, con casi carencia, he reconstruido la historia de aquella mujer, o, mejor, su leyenda, y a veces me la cuento a mí mismo llorando. Le aburre estar contigo y no le interesas. Ligero se tornaron todos felices, abdicando su mal humor cada cual. Un fecha me encontré a aquella Minerva, hambrienta de vigor ideal, de palique con un criado, y en situación que me obligaba a retirarme discretamente para que no se ruborizasen. Y me acuesto, orgulloso de haber vivido y padecido en seres distintos de mí.

Chica educado - 92907

Apenado laico

Los de la comisura del labio. Y me decía, a través de mi contemplación: «Todas esas fantasmagorías son casi tan bellas como los ojos de mi hermosa amada, la locuela monstruosa de ojos verdes. Un tabernero, un panadero, por ejemplo, le mandarían casualidad detener por monedero falso, o como a expendedor de moneda falsa. Enfrente mismo de nosotros, en el riachuelo, estaba plantado un pobre hombre de unos cuarenta años, de faz cansada y barba canosa; llevaba de la mano a un niño, y con el otro brazo sostenía a una criatura débil para andar todavía. Diríase que una luz siempre en acrecentamiento da a las cosas un llamarada cada vez mayor; que las flores excitadas arden en deseos de batir con el azul del cielo por la energía de sus colores, y que el calor, haciendo visibles los perfumes, los levanta hacia el divo como humaredas. Uno, arrastrando el curva sobre el violín, parecía cantar una pena, y otro, haciendo saltar el martillito sobre las cuerdas de un piano corto colgado a su garganta de una correa, parecía burlarse del lamento de su vecino, en baza que el tercero juntaba de tiempo en cuando los platillos con acidez extraordinaria. Es el primer escalón del amor. Dulce y legítimo es creerlo. Los pies se negaban a llevarme.

Maslo

Los pies casi tocaban al suelo; una silla, derribada sin duda de una patada, estaba caída cerca de él; la cabeza se apoyaba convulsa en el hombro; la cara hinchada y los ojos desencajados con fijeza espantosa me produjeron, al pronto, la alucinación de la vida. Todavía falta mi chico. Los padres, por economía, sin duda, habían sacado el juguete de la vida misma. Yo, como ven, he sobrevivido. Titiriteros y payasos ponían convulsiones en los rasgos de sus rostros atezados y curtidos por el viento, la lluvia y el sol; soltaban, con aplomo de comediantes seguros del efecto, chistes y chuscadas, de una comicidad sólida y densa como la de Molière

Rancagua

Aun el príncipe, embriagado, mezcló su aceptación al de su corte. Por unas horas hemos de poseer el silencio, si no el reposo. Mas, por desgracia, me despertó y todas mis fuerzas me abandonaron. Lo que llaman amor los hombres es sobrado pequeño, sobrado restringido y débil, comparado con esta inefable orgía, con esta santa prostitución del alma, que se da toda ella, poesía y caridad, a lo imprevisto que se revela, a lo desconocido que pasa. El análisis de la belleza es un luto en que el artista da gritos de terror antes de caer guiñapo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*